Plan de empresa para una parafarmacia

En un momento donde está de moda el emprendimiento y montar negocios, nos proponemos a ayudar a todas aquellas personas que se estén planteando montar una parafarmacia. En este artículo vamos a tratar como se debe hacer un plan de empresa para una parafarmacia.

¿Qué venden las parafarmacias?

En una parafarmacia se pueden vender un amplio surtido de productos para la salud fabricados por los laboratorios de las farmacéuticas siempre que no tengan la catalogación de medicamentos. Hablamos de unos productos que representan entorno al 70% de las ventas de las farmacias.

Además, se pueden vender productos dietéticos y productos para el cuidado corporal. Las plantas medicinales se pueden vender de forma libre al público, siempre y cuando no se ofrezca junto a una referencia de propiedades terapéuticas, diagnósticas o preventivas, quedando totalmente prohibida la venta ambulante.

En la actualidad hay una gran aceptación de todo este tipo de productos, lo que está haciendo que aparezcan muchas franquicias en el sector tanto de parafarmacias como herboristerías o zonas en las grandes superficies para la venta de estos productos.

Estos establecimientos tienen entre su público objetivo al sector infantil (cuidados de la piel, higiene, alimentación, etc), personas con problemas de salud y personas en general que quieren cuidar su salud (polen, vitaminas, complementos nutricionales, dermofarmacia, cosmética, etc).

Legislación para una parafarmacia en España

No existe una regulación concreta para poder abrir una parafarmacia, y en la mayoría de las comunidades autónomas no existe ningún trámite específico. En cuanto al tipo de productos que se pueden vender, se trata de todos aquellos que tengan relación con el bienestar de las personas.

Los productos que están regulados para la venta en una parafarmacia son los siguientes:

  • Cosméticos y productos de higiene personal
  • Alimentos
  • Artículos de puericultura
  • Productos sanitarios que no sean medicamentos
  • Otros productos

Plan de empresa para una parafarmacia

Una vez que hemos visto qué vende una parafarmacia, vamos a ver cómo se debe realizar el plan de empresa.  Para gestionar de manera adecuada una parafarmacia, el objetivo debe ser conseguir la máxima satisfacción de los consumidores con nuestro servicio, para que depositen su confianza en nosotros.

Para conseguir este objetivo de fidelizar a los clientes y confíen en nosotros, hay una serie de aspectos que debemos tener en cuenta:

  • Cuidar el surtido de los productos. A la hora de ver qué productos vamos a vender debemos tener presente la edad media y las características de la población de la zona. Si se trata de gente joven, deberemos tener más cosmética natural, productos energéticos y alimentación infantil. Si la población es de una edad un poco más mayor, demandarán otro tipo de productos.
  • Es recomendable que en nuestro establecimiento tengamos a un fisioterapeuta o un nutricionista, esto nos puede ayudar a aumentar nuestras ventas, al tener a un profesional que recomiende nuestros productos.
  • Debemos elegir con detenimiento a los proveedores, que nos permita ofrecer una gama amplia de productos de calidad. Es una buena idea empezar a trabajar bajo el nombre de alguna enseña conocida en la modalidad de franquiciado. Esto hará que el camino sea más fácil al inicio.
  • Si el emprendedor tiene formación, una vez que esté asentado el negocio, podía plantearse la fabricación de productos propios naturales, siempre cumpliendo con las normativas que hay al respecto.

A continuación, vamos a desarrollar las 4 P´s del marketing aplicadas a una parafarmacia para tener una idea más cercana de qué es lo que debemos hacer.

Producto (Prodcut)

Como ya hemos visto en el inicio en una parafarmacia se pueden vender un gran surtido de productos para la salud fabricados por los labotarorios farmacéuticos siempre que no estén catalogados como medicamentos por el gobierno.

El tipo de negocio que tienen necesita de disponer de una amplia oferta y variedad de productos para que los consumidores puedan encontrar lo que necesitan y no se vayan ni a una farmacia ni a otra gran superficie.

Las líneas de negocio que normalmente suele vender una parafarmacia son las siguientes:

  • Nutrición e higiene infantil
  • Herboristería
  • Cosmética
  • Dietética
  • Dermofarmacia
  • Complementos nutricionales

Además, algunas parafarmacias, incorporan otros servicios añadidos como fisioterapia, homeopatía o un nutricionista, añadiendo estos servicios por uno o más especialistas que vienen días concretos al local.

Es conveniente que se haga un estudio previo de la zona, que permita definir la media de edad y otras características de la población que hay en la zona de influencia directa del negocio, lo cual nos ayudará a saber mejor qué productos serán los más aconsejables para diseñar la oferta de nuestro establecimiento.

También se aconseja ir aumentando el surtido de manera gradual, a medida que el negocio va creciendo y se va conociendo la demanda de los consumidores más fieles, añadiéndole así, más valor a nuestro negocio. Para comenzar la actividad, es suficiente con un surtido más reducido.

Precio (Price)

Lo primero que debemos hacer es comparar los precios y la calidad entre la gran cantidad de proveedores que hay. Por otro lado, hay que calcular bien cuánto se compra porque, contra mayor volumen se adquiera, permite obtener unos mejores descuentos.

Hay que tener en cuenta que estamos hablando de un sector que está muy marcado por las casas proveedoras de los productos, llegando algunas a recomendar un precio de venta al público. Esto condicionará la rentabilidad obtenida con la venta de los productos.

Comunicación (Publicity)

Para empezar todo negocio, lo primero que debemos hacer es darnos a conocer. Hay diferentes factores que pueden ayudar en esta misión.

  • El local debe dar una imagen correcta para que el cliente se sienta a gusto, y atraído, para que repita la visita. Tenemos que tener en cuenta detalles como la decoración, el escaparate y expositores.
  • Los propios productos que tenemos, son elementos que también comunican al cliente la filosofía del establecimiento. Es importante prestarles atención e ir renovándolos.
  • El personal del negocio, es fundamental que transmita profesionalidad, que el cliente tenga la percepción de está siendo atendido por una persona profesional, que puede asesorarle y resolverle cualquier duda.
  • Hacer promociones es siempre una buena manera de atraer a clientes nuevos. Por ejemplo, cuando empiece la temporada de verano con promociones en los productos de adelgazamiento.
  • Usar técnicas de publicidad tradicionales: buzoneo, sobre todo en la zona cercana al establecimiento, faldones en periódicos locales, páginas amarillas, etc.
  • Aprovechar las nuevas tecnologías es un buen complemento, en especial, si no hay mucho presupuesto, ya que suele ser más barato.
  • Aunque el boca oreja es una de las publicidades más efectivas y gratuitas. Un cliente satisfecho con los productos que compre y el trato que reciba, no sólo repetirá la compra sino que además se convertirá en un comercial de nuestro negocio.

Distribución (Place)

El último aspecto que debemos tener en cuenta es dónde montamos nuestro negocio. Como ya hemos visto la zona puede condicionar los otros aspectos ya que en función de la gente que vive tendremos que fijar qué productos venderemos o el precio en función del nivel económico.

Otra cosa que debemos tener en cuenta es la decoración de la tienda. Todo comunica. Debemos cuidar todos los detalles porque todo genera una percepción en el cliente y puede influir en su decisión de compra.

Finalmente, tenemos que intentar que no haya zonas frías en nuestro comercio, intentando exprimir cada metro cuadrado, sacando el máximo rendimiento. Una buena práctica sería distribuir los productos que más se venden por toda la tienda, o como hacen las grandes superficies, poner los productos con más rotación al fondo para que los clientes tengan que cruzar por delante de los demás productos, incentivando la compra impulsiva.

Cómo montar una parafarmacia online

También tenemos la alternativa de montar una parafarmacia online, lo cual cambia radicalmente lo que hemos visto hasta ahora. La ventaja de vender por Internet es que se abre un mercado mucho más amplio y no tenemos que estar pendientes de los consumidores de nuestro radio de acción.

Lo ideal es montar la parafarmacia online en una segunda fase, cuando el negocio físico ya empiece a dar rendimientos positivos y hayamos conseguido una experiencia suficiente en la gestión.

Las complicaciones que podemos encontrarnos son el diseño de la página web para que tenga un buen ecommerce ya que en ocasiones hay que dar de alta más de 1000 productos, tener stock suficiente para que no tengamos problemas, tener una buena red de distribución para que los productos no tarden en llegar a los clientes y ofrecer al cliente una variada forma de pago, haciéndole todo mucho más sencillo.

Como puedes ver montar una parafarmacia requiere tener en cuenta multitud de factores y detalles por lo que recomendamos el asesoramiento de profesionales como los que puede encontrar en Braun Marketing & Consulting. Delega y evita cometer errores. Puedes ampliar información leyendo nuestro artículo cómo se realiza un plan de negocios para una farmacia.

Resumen
Plan de empresa para una parafarmacia
Nombre del Artículo
Plan de empresa para una parafarmacia
Descripción
Os explicamos algunas claves de cómo se debe hacer un plan de empresa para una parafarmacia y cómo montar una parafarmacia online.
Autor
By | 2018-05-22T09:42:00+00:00 diciembre 8th, 2017|Farmacias|0 Comments

Leave A Comment