Diseño gráfico 2018-05-17T10:32:23+00:00

Creamos la imagen que le interesa a tu negocio

Diseño gráfico publicitario

La mejor y, en algunas ocasiones, única manera de transmitir el mensaje de lo que nuestra empresa ofrece y contactar con los potenciales clientes para que conozcan nuestros servicios, es el diseño gráfico publicitario, mediante el que se emplean distintos elementos y plataformas para presentar una imagen de la empresa y comunicar cómo somos y qué hacemos, con mensajes estratégicamente dirigidos al público que nos interesa.
Según lo que acabamos de decir, antes de iniciar nuestra actuación de diseño gráfico, habrá que tener muy claro cuál es exactamente el producto que vendemos o servicio que prestamos, el público al que, según ese producto o servicio, debemos dirigirnos, los instrumentos, medios y plataformas que queramos utilizar para transmitir la publicidad y el estado de la competencia.
No nos equivoquemos, la importancia del diseño gráfico publicitario no se ha descubierto ahora, sino que es bien conocida desde hace siglos, como medio de dar a conocer cualquier negocio y lograr que adquiera relevancia. Ahora bien, se trata de un ámbito que ha ido evolucionando en consonancia con los tiempos y, así, las campañas que en un principio se desarrollaban mediante carteles pintados a mano y la imprenta, posteriormente pudieron empezar a hacer uso de los nuevos medios de comunicación de masas: la radio y, llegado el momento, la televisión. Con estos novedosos instrumentos se lograba llegar a mucha más gente y permitía que el mensaje que se quería transmitir cruzara fronteras, de una manera mucho más directa y visual, lo que obligaba a introducir nuevas técnicas de diseño gráfico.
En nuestros días, la gran revolución del sector ha llegado con Internet, lo que ha multiplicado enormemente las posibilidades de comunicación con el público y ha acercado de manera inusitada a empresas y clientes. Con ello, los conocimientos en marketing online se han convertido en indispensables para el desarrollo de campañas de publicidad eficaces, haciendo surgir la necesidad de contar con profesionales que, junto con los métodos de publicidad tradicional, dominen también el aspecto digital, y cuyos servicios son muy demandados en la actualidad, lo que da muestras de la relevancia que para cualquier empresa o negocio tiene el desarrollo de un diseño gráfico publicitario de calidad.

Papelería corporativa

Podemos estar de acuerdo en que, en los tiempos que corren, no disponer de una estrategia de marketing online adecuada que permita a tu negocio estar bien posicionado en los buscadores de Internet y tener una fuerte relevancia en ese medio, supone, en cierto modo, dejar de existir. Es, por tanto, fundamental contar con profesionales capacitados y experimentados en este ámbito, pero… ¿Debemos pasar página respecto de métodos propios de diseño gráfico publicitario más tradicionales, aquéllos que dependen del uso del papel u otros elementos no digitales? La respuesta, en nuestra opinión, es un rotundo no. En la actualidad siguen dándose multitud de situaciones en las que nuestra empresa o nosotros como profesionales debemos actuar por medios no digitales, con el envío de cartas o folletos, la presentación de documentación para la realización de alguna gestión administrativa, el uso de tarjetas en reuniones o con clientes, etc. En todas esas ocasiones, también nuestro negocio está dando una imagen por medio de todos esos materiales y también podemos transmitir la fiabilidad o utilidad de nuestro servicio o las bondades de nuestro producto. Son oportunidades para expandir el nombre de nuestro negocio, que no se pueden dejar escapar y, por todo ello, tales materiales deben contar con un diseño gráfico apropiado y coherente con nuestro servicio.
Mediante los diseños introducidos, no solamente remarcaremos la solvencia de nuestro negocio y captaremos la atención del interpelado, sino que podremos introducir información de contacto, algún eslogan u otros elementos que nos acerque más al público que nos interesa y que pueda hacer crear en alguien la curiosidad o incluso la necesidad de conocer más y mejor lo que ofrecemos. Asimismo, se pueden crear formatos que incluyan información sobre la relación de servicios que ofrecemos o indicaciones para el mejor uso de ellos, con lo que podremos conseguir que clientes actuales de nuestra empresa adquieran o contraten nuevos servicios, así como mejorar la experiencia en la recepción del mismo para el cliente. Otros soportes como carpetas o sobre (grandes o pequeños) también pueden ser susceptibles de ser usados para incluir elementos de diseño gráfico, transmitiendo así una imagen de profesionalidad muy superior que si usamos material sin ningún diseño.
Por todos estos motivos, la agencia de marketing en la que confíes deberá dominar no solamente las técnicas online, sino otro tipo de actuaciones entre las que puede tener especial preponderancia la papelería corporativa.

Logotipos y Branding

Desde Braun Marketing solemos dar una gran importancia al logotipo que usa nuestro cliente, poniendo en práctica nuestros conocimientos de diseño gráfico para crear uno adecuado o mejorar el ya existente.
La razón de esta importancia es que el logotipo es poco menos que la carta de presentación de la empresa, el elemento que da la primera impresión y que transmite la idea a alguien, por primera vez, de quiénes somos y qué hacemos.
La dificultad estriba en aglutinar en un solo diseño (un símbolo, una letra, una palabra…) toda esa información y que, la misma, sea percibida de forma adecuada por el cliente potencial. Esta labor requiere un gran esfuerzo en diseño gráfico para lograr el resultado deseado. El logotipo no tiene que ser descriptivo, ni aportar detalles sobre nuestro servicio o producto, sino que tiene que ser identificativo, de modo que cualquier persona que lo observe, reconozca nuestra empresa de modo sencillo.
Una cuestión diferente, pero relacionada, es la referente al branding. Se suele identificar al branding con el concepto de marca, en su amplio sentido, en cuanto a que hacemos mención a la imagen, identificativa e inconfundible, de nuestra empresa ante el público. A la generación de esta marca e imagen, contribuyen claramente las actuaciones de diseño gráfico, con la elaboración de un logo, de unos signos distintivos conformados por símbolos y colores determinados, un eslogan, una sintonía, un tipo de letra, etc. Pero hacer branding es mucho más que eso. Para que nuestra empresa llegue a tener una “personalidad” propia, debemos tener claro, primero, cuáles son los valores y principios de la misma y, a partir de ahí, imprimir en cada acción, en cada decisión, en cada campaña publicitaria, servicio nuevo que se preste o producto que se lance al mercado, en cada objetivo perseguido, etc., esos valores y principios. Se trata de conformar y encajar todo un conjunto de elementos, desde los relacionados con el diseño gráfico y el marketing, hasta los relativos al comportamiento general de la empresa en el mercado… Todo, reflejando una misma imagen y unos valores coherentes. Por la complejidad y la importancia que conllevan las actuaciones de branding, también resulta de vital importancia contar con el asesoramiento profesional de personas experimentadas en el campo del marketing, que encaucen todas las actuaciones de publicidad e imagen hacia los fines deseados.

Infografías

En muchas ocasiones la información que se debe transmitir a los usuarios de nuestra web, puede ser muy extensa y/o compleja para poder explicar adecuadamente la naturaleza del servicio que prestamos o las características del producto que vendemos. En estos casos, es fácil que el visitante pierda el interés y salga de la página, o bien que no llegue a comprender realmente nuestro mensaje. Por estos motivos, suele resultar de gran importancia introducir infografías en nuestro trabajo de diseño gráfico, ya que, mediante ellas, podemos ilustrar con imágenes de diverso tipo el objeto de nuestros textos y, de esa manera, hacernos comprender mucho mejor, manteniendo la atención del usuario.
Efectivamente, una infografía es una representación de una determinada información, explicando visualmente el objeto de todo el texto al que acompaña, ya sea empleando imágenes solamente, o imágenes y también palabras.
Podemos encontrar infografías estáticas de distintas características: apaisadas, verticales, secuenciales (explicando cada paso de un proceso completo), estadísticas (para aclarar gráficos), científicas, biográficas, de divulgación, etc. Cada una de ellas exige un tipo de diseño gráfico diferente y serán apropiadas según el contenido de los textos en los que las insertemos.
En todos los casos, será exigible que la infografía presente un significado en sí misma, que complemente o explique la parte del texto que acompaña; que, en el caso de incorporar textos e imágenes, sean coherentes en su significado y transmitan realmente la información que se pretende; que tenga una imagen o estética apropiada, según el contexto de la web en la que se introduzca; y que no presente errores, faltas o imperfecciones.
En definitiva, gracias a las infografías, lograremos que un mayor número de personas lean los textos de nuestra web, los comprendan mejor, entiendan e interioricen, de manera visual, nuestros servicios y, finalmente, comprendan la utilidad que les reporta, pero para ello será fundamental encomendar su creación y uso a expertos en diseño gráfico, que escojan la imagen, colores, información y posición, que la infografía tendrá.